Reformar Cocina y Baño

Reformar Cocina

Quizás el rincón favorito de tu casa sea tu habitación – donde te relajas y desconectas del mundo, quizás sea el salón – donde disfrutas de tus películas favoritas y de buenas siestas en el sofá. Sin embargo, hay dos estancias de tu vivienda en las cuales pasas mucho más tiempo que en las demás y que también merecen un poco de tu atención; la cocina y el baño.

Con el paso del tiempo, la cocina y el baño se convierten en dos grandes problemas en una vivienda. Problemas con tuberías, con falta de espacio o funcionalidad de los objetos y mobiliario son las quejas más comunes. Lo que antiguamente era útil para las familias, en la actualidad solo nos complica aún más la vida. Un buen ejemplo de ello son las enormes bañeras de los cuartos de baño o la pésima distribución de algunas cocinas.

Reformar cocina y baño puede mejorar bastante la calidad de vida de tu familia y no tiene porque, necesariamente, ser un pozo de complicaciones y de gasto de dinero. Si tienes claro los problemas principales de ambas las estancias, las reformas fluirán de acuerdo con tus necesidades y el resultado estará cada vez más cerca de resolver los inconvenientes.

Reformar Baño

En un baño, si tienes problemas con tuberías, lo mejor es contratar un buen servicio de fontanería capaz de detectar la raíz de infiltración de agua y comprar materiales duraderos, como el PVC, por ejemplo. Aplicar una capa de impermeabilizantes en las paredes del baño, evitará manchas y problemas con humedad, en tu casa o en las dos vecinos, en el futuro.

Para disponer de más espacio, puedes sencillamente eliminar la bañera y cambiarla por un compacto y eficiente plato de ducha. Este tipo de reforma es rápida, no tiene grandes dificultades y ofrece bastante espacio a tu cuarto de baño.

Cambiar las lozas sanitarias santiguas y espaciosas, por lozas más modernas y compactas cambiará completamente la apariencia de tu baño. No descuides la iluminación y, si posible, aumenta o instala ventanas para aprovechar al máximo la luz natural.

Reformar Cocina y Baño

Cuanto a la cocina, los problemas de distribución son los peores enemigos. La puerta del horno que no abre totalmente, la nevera lejos del fogón, el fogón ubicado en la puerta de entrada, favoreciendo accidentes. Son todos problemas resueltos fácilmente con un cambio de la distribución de tu cocina. En un papel, dibuja diferentes formas de disponer el mobiliario y electrodomésticos de tu cocina y quédate con la que mejor se adapta a tus necesidades.

Colocar azulejos sobre los azulejos antiguos y revestir el suelo con tarimas flotantes apropiadas para la cocina, son dos formas de renovar totalmente este lugar, sin tener que realizar obras ruidosas, que retrasan la fecha de fin de la obra y generan montañas de suciedad.

Si pretendes cambiar todo el mobiliario, elija muebles funcionales, que permitan tener siempre a mano los objetos que más necesites. Debes contar también con espacio suficiente para guardar todo lo que tienes esparramado por la encimera y mesa de la cocina: la cafetera, tostadora o licuadora deben tener su sitio dentro de los armarios. Así tendrás más espacio para preparar los alimentos, además de facilidad para limpiar la cocina.

Deja un comentario