Reformar Casas Antiguas

Reformas de casas antiguas

 

Reformar casas antiguas puede ser una buena oportunidad, sobre todo en estos tiempos de crisis económica: comprar un inmueble antiguo, a un precio bastante más bajo que el ofrecido en el mercado, con la “pequeña” desventaja de tener que hacer una reforma o restaurar la vivienda.

Antes de creer que estás haciendo un excelente negocio, es importante evaluar algunos puntos importantes para no convertir aquel sueño de tener una casa con encanto se convierta en una pesadilla, entre cemento, ladrillos y obreros.

Los mismos consejos son validos para aquellas personas que quieren reformar su propio piso; pasados algunos largos años, las casas antiguas suelen necesitar algunas reformas y cambios para que siga siendo funcional.

Lo primero que debes tener en cuenta es la calidad de la estructura de la casa antigua que deseas reformar; una cosa es restaurar una piso, otra bien distinta, es tener que volver a construir toda su estructura, comprometida por la acción del tiempo o mal uso.

Reformar Casas

En este caso, tendrás que contar con la ayuda de un buen arquitecto, obrero, pintor y fontanero, que evaluaran el piso y te asegurarán que la base es solida y que soportará las reformas y proyectos que pretendes hacer realidad.

Hay muchos pisos que no pueden ser reformados por completos, sino restaurados, es decir, todo deberá ser mantenido igual, excepto instalaciones eléctricas y tuberías, que podrán ser cambiadas desde que respeten el diseño original de la casa antigua.

Paralelo a estas investigaciones sobre las posibilidades de reformar este piso, es esencial que calcules el presupuesto con el cual quieres trabajar para asegurarte que la reforma es posible.

Procura hacer un planeamiento financiero basado en necesidades reales, actuales y futuras (puede que hoy no lo pienses, pero futuramente tendrás hijos y estos necesitarán espacio), deseos (aquella habitación de música o aquel sótano para juegos que siempre soñaste) y viabilidad (valor que dispones versus prioridades). Calcula bien para no verse obligado a dejar la reforma a medias por falta de recursos.

reformas casas viejas

Un buen truco para ahorrar en las reformas es intentar que sea lo más sostenible posible, aprovecha todos los materiales, puertas y ventanas en buenas condiciones de la casa antigua y también los nuevos materiales comprados.

Con estos datos en la mano definirás si es interesante aprovechar la oportunidad de comprar esta casa antigua o esperar algún inmueble que se adapte mejor a tu personalidad y estilo de vida, evitando eventuales complicaciones típicas de una reforma.

Verdad sea dicha: las casas antiguas tienen un encanto singular y pueden acoger a tu familia con un calor difícilmente vivido en una casa totalmente nueva.

Deja un comentario