Reparar tejados

Rehabilitar Edificio

En aquellas zonas donde la lluvia e incluso la nieve son una constante, las casas, ya sean bloques o viviendas unifamiliares, suelen estar coronadas por un tejado, una superficie echa normalmente de teja y en posición inclinada, para permitir que el agua no se quede estancada sobre el edificio, sino que baje por los canales de las entretejas gracias a la pendiente de la superficie, evitando de esta forma las engorrosas goteras.

Esta es una forma muy útil y eficaz para evitar el estancamiento del agua o la nieve en estas superficies. La inclinación del tejado propicia que el agua o la nieve se deslicen hasta caer al suelo, evitando así que se acumulen sobre el edificio y se puedan llegar a filtrar, lo que provocaría goteras. Al estar normalmente en contacto con los muros de las habitaciones, estas goteras podrían producir graves daños en nuestra vivienda.


La colocación del tejado puede evitarnos muchos disgustos, como podemos comprobar en las casas del norte de España, donde la mayoría de viviendas cuentan con este tipo de instalación en sus partes más altas. Sin embargo, el tejado recibe toda la fuerza de estos agentes externos, por lo es normal que acabe dañado, especialmente después de un periodo de muchas lluvias o nevadas. Impide que la cosa pase a mayores, pero acaba damnificado, al fin y al cabo.

Es por ello que, a pesar de que debemos darle el mantenimiento correcto para que su durabilidad sea lo mayor posible, cada cierto tiempo tendremos que llamar a una empresa especializada en reparar tejado, para que se ocupen de dejar estas superficies como nuevas después de que los agentes climáticos la dañasen con su fuerza, sobre todo tras el invierno. El precio de estas reparaciones variará del daño que tenga el tejado, el material o la mano de obra que contratemos.

reparación tejados

Es importante que no dejemos las reparaciones de nuestros tejados para justo antes de que empiece el mal tiempo, porque aunque el clima tienda a ser parecido año tras año, un buen chaparrón o una granizada en meses primaverales u otoñales pueden agravar mucho el daño de los tejados, e incluso afectar al resto de la vivienda, ya que está menos protegida que si el tejado estuviera en perfectas condiciones.

Deja un comentario