Reparar Suelo Laminado

Reparar Suelo Laminado

Los suelos laminados se han convertido en la opción de pavimento más práctica y versátil para casi la mayoría de viviendas de construcción o reforma reciente. Es un tipo de suelo de bajo coste, fácil de instalar y más fácil aun de mantener. Puede ser instalado sobre cualquier otro tipo de revestimiento de suelo, su única exigencia es que este esté nivelado.

Suelo Lamina

Este tipo de suelo utiliza tablillas con sistema de encaje fabricados con una superficie sintética de celulosa que imita la madera. Siendo así, con el paso de los años y constante uso, este tipo de piso tiende a deteriorarse y, al contrario de los pisos de madera originales, no permite acuchillamiento y aplicación de barniz para su renovación. En los casos de suelo la minado, la reparación se procede cambiando completamente la tablilla dañada.

tarima-flotante-laminada

La mayoría de los problemas que ocurre con el suelo laminado está relacionado a humedad. Este tipo de revestimiento no tolera el agua y el más simples contacto puede provocar hinchazón y levantamiento de grandes zonas del suelo.

En estos casos, lo primero que se debe hacer es resolver la raíz del problema, conocer la origen de la fuga de agua o infiltración y repararla. El suelo laminado deberá ser reparado por completo, no solamente la lamina que presenta imperfecciones en la capa exterior, sino las tablillas que también están perjudicadas en su faz interna.

suelo Laminado

Con la ayuda de una espátula, retira las láminas encajadas de la zona donde había humedad. Al quitar las láminas, seguramente encontrarás el pavimento de abajo lleno de suciedad, humedad y hongos. Deberás realizar una limpieza, quitando toda esta suciedad antes de la nueva instalación.

Con el problema de infiltración resuelto y el suelo limpio, deberás aplicar sellador en toda la superficie donde hubo el problema. Con un pincel, aplica una capa generosa de secador y deja secar por el tiempo indicado por el fabricante.

Una vez seco, coloca la espuma niveladora sobre el pavimento, que reduce imperfecciones de hasta 3 milímetros. Finalmente, podrás instalar las nuevas tablillas, serrándolas, si necesario para que se encajen perfectamente a las dimensiones que necesites.

Es importante que instales las nuevas láminas encajándolas muy bien, pero siempre dejando un pequeño espacio para que la tabla tenga espacio para dilatarse y acomodarse.

Reparacion Suelo Laminado

Deja un comentario