Reformar Cocina Sin Obras

Reformar Cocina Sin Obras

Qué bueno sería poder transformar todos los cuartos de nuestra vivienda sin tener que hacer obras. ¡Es posible! Si tu cocina necesita un cambio urgente que proporcione a tu familia más espacio y funcionalidad – tanto para preparar la comida como para disfrutarla – existen algunas formas muy sencillas de cambiar drásticamente este local tan importante dentro del hogar sin pronunciar la palabra “reforma“.

Tu reforma de cocina sin obras puede empezar por las paredes. En vez de cambiar los azulejos antiguos que revisten toda la estancia, puedes optar por instalar nuevos azulejos sobre los viejos, sin necesidad de retirarlos. Este técnica es sencilla y solo exige que los azulejos actuales estén bien adheridos a la pared (no puede haber azulejos sueltos o flojos).

Otra opción es pintar los azulejos o aplicar pegatinas decorativas. Son ideas creativas y muy fáciles de dar a tu cocina un aire encantador y agradable. Si no piensas en algo tan drástico, lo ideal es elegir solamente una pared y aplicar en ella estos cambios, como una nueva pintura, nuevo revestimiento o papel de pared.

Reformar Cocina

Quizás sea el suelo que esté sobrecargando el ambiente de tu cocina. En este caso, puedes optar por la instalación de tarimas flotantes apropiadas para cocina. Este tipo de material se coloca encima del antiguo pavimento con un pegamento especial. Puedes también forrar tu antiguo suelo con suelo vinilico flexible. Si no quieres cambiar el suelo, sino que esconderlo un poco, puedes poner unas bonitas alfombras de sisal; ofrecerán un aire rustico y natural a tu cocina.

Otra gran idea para reformar cocina sin obras es renovar los armarios de la cocina pintándolos. Puedes combinar el color presente en los detalles de tus azulejos y pintar todo el mobiliario de este color. Queda realmente bonito y bastante económico. Cambiar solamente los tiradores también causa un efecto positivo en la renovación.

Reformar Cocina Sin hacer Obras

Si no te gustan colores fuertes, puedes decorar con objetos coloridos. Estos darán un aire divertido y contemporáneo a tu cocina, sin aburrir.

Por fin, si el presupuesto permitir, aposta en electrodomésticos de acero o de colores fuertes y originales como rojo o negro, cambiarán completamente el aspecto de tu cocina, sin tener que mover ni un clavo. Nueva cocina, ninguna obra.

Deja un comentario