¿Cómo actuar ante la morosidad en la comunidad de vecinos?

Cómo actuar ante la morosidad en la comunidad de vecinos

 

Los números son claros y alarmantes; al menos 20% de los vecinos de una finca es moroso. La razón de esta morosidad se puede explicar fácilmente, sobre todo en los últimos años, con la avasalladora crisis económica actual que ha imposibilitado que los propietarios hagan frente a sus hipotecas. El paro, la falta de recursos económicos y el la degradación de la burbuja inmobiliaria no son más que detalles agravadores de la situación.

El problema es que los vecinos pagadores tienen que aprender a vivir en fincas ahogadas en deudas sin que sea suya esta responsabilidad. Además del acumulo exorbitante de deudas pendientes, es imposible crear proyectos para mejorías y mantenimiento de las zonas comunes, una vez que no hay recursos para absolutamente nada.

Lo peor es que detrás de cada factura impagada se esconde un problema personal y, entre malas noticias y poca perspectiva de avances en la economía española, al menos por ahora, la situación difícil se convierte en algo casi imposible de superar.

morosidad en la comunidad de vecinos

¿Cómo actuar ante un vecino moroso? Lo primero es hablar de forma amigable con este vecino para detectar las razones por las cuales no está pagando sus obligaciones ante la comunidad. Es muy diferente la reacción que se debe tener ante un vecino que puede justificar la falta de recursos para pagar sus deudas de aquel vecino que, por la razón que sea, decide dejar de pagar su comunidad.

Basado en estas conversaciones es posible llegar a un consenso y ofrecer alternativas de pago, como aplazamientos, cuotas mensuales para ir reduciendo la deuda, entre otros. Si el mal pagador se niega a hablar o negociar su deuda amistosa, la comunidad de vecinos podrá proceder de forma legal para recibir lo debido. El presidente de la comunidad expondrá ante el juez la cuantía debida.

En estos casos, normalmente, el deudor tendrá 20 días para efectuar el pago y finalizar la demanda. Si el moroso no paga, pero tampoco se opone a la reclamación, el juez podrá ejecutar contra sus bienes un valor equivalente a la deuda, pudiendo incluso responder con la propia vivienda.

morosidad comunidad de vecinos

Si el moroso decide oponerse al pago de la deuda, el juez podrá proceder de dos formas distintas; o dar fecha para un encuentro donde habrá un juicio verbal u ofrecer un plazo para que el moroso presente una demanda correspondiente a la oposición de reclamación de la deuda.

Deja un comentario