Arquitecto, aparejador y constructor, una buena elección.

Arquitecto, Reformas integrales

Contratar a un Arquitecto es el primer pensamiento que nos viene a la cabeza cuando queremos construir una casa, pero desde el momento en que nos embarcamos en el diseño y construcción de una casa son muchas las dudas que surgen sobre cuáles son los profesionales que debemos contratar para que ese sueño se haga realidad de la manera más factible y correcta.

Vamos a enumera cuales son las figuras principales para la ejecución de una obra, y cuál es el cometido de cada una de ellas.

Dependiendo de la complejidad de la construcción se tendrá que contratar a más o menos profesionales, pero hay tres figuras que es fundamental que estén presentes más allá de la complejidad de la construcción. Se tratan del Arquitecto, el aparejador y el constructor.

La figura quizás la más importante en todo el proceso, ya que es el encargado de iniciar el diseño de la obra, es el Arquitecto, así como del proyecto técnico a partir del cual se basará la construcción que se llevará a cabo por parte de la empresa constructora, entrando aquí la figura del constructor. El arquitecto tendrá la obligación de vigilar y fiscalizar la ejecución adecuada de la obra tal y como esta fue diseñada previamente. También tendrá la responsabilidad en cuanto a los materiales utilizados y su colocación tal y como deja constancia en el diseño del proyecto.

Arquitecto tecnico

Por otro lado, tenemos la figura del aparejador que es quien vigila de cerca que la construcción se haga tal cual el arquitecto ha marcado en el proyecto técnico. Vigilará de cerca que los materiales se utilicen correctamente, así como la ejecución y puesta en obra, el proceso constructivo, incluso podrá realizar pruebas de la mezcla de los productos si así se requieren. Es quien básicamente dirige y ejecuta los materiales de la obra que previamente han sido seleccionados por el arquitecto. Podríamos decir que se trata de un intermediario entre el arquitecto y el constructor ya que esta encargado plenamente de supervisar la correcta ejecución de los trabajos tal y como ha dejado instruido anteriormente el arquitecto director de la obra.

En cuanto al constructor, es la figura responsable de la construcción en si misma y del equipo de trabajo que estará a su cargo para llevar al plano material el diseño realizado por el arquitecto. Trabaja y supervisa para que no existan vicios en la construcción ni una mala utilización de los materiales, así como tampoco exista una escasa cantidad ni calidad pésima de los mismos. En todo momento debe estar en contacto con el aparejador para que si hubiera algún problema con estos materiales informarlo a la brevedad.

Con esta información queda claro que realizar una buena elección de estos profesionales se torna fundamental si se desea tener una construcción de calidad que no le traiga problemas en el futuro, sobretodo recayendo la mayor importancia del mismo en la figura del  arquitecto quien esta desde el inicio hasta el final de la construcción en si misma.

Deja un comentario